100 dudas de un aprendiz de Amo

Temas

¿Crees que eres Dominante pero tienes multitud de dudas? ¿Estás seguro de que lo eres y quieres profundizar lo que eso significa en el BDSM? ¿Has empezado a recorrer el camino de la Dominación pero no sabes qué es lo correcto en muchas situaciones? ¿Quieres simplemente conocer los elementos básicos del BDSM desde la perspectiva del Dominante?

Aquí podrás encontrar las respuestas a las 100 preguntas o dudas más comunes que se plantean los Dominantes, organizadas por temas. Haz clic en uno de los temas de la tabla y verás abajo las preguntas y respuestas sobre ese tema.

Estas 100 preguntas y respuestas han sido confeccionadas por el blog El Faro, y se publican en RosazulBDSM con el permiso del propietario de las mismas. 

Si tienes alguna pregunta o quieres hacer cualquier comentario, en la parte inferior de la página podrás hacerlo.

NOTA: RosazulBDSM comparte la filosofía y el contenido de este artículo en general, pero su publicación aquí no implica necesariamente que RosazulBDSM esté de acuerdo con todas y cada una de las afirmaciones expuestas.

¿Estoy enfermo porque me gusten estas cosas?

 

1

Tengo fantasías de someter e incluso azotar a una mujer. Aunque a ella le guste y lo permita pienso que los que hacen estas cosas son personas mentalmente enfermas. ¿No lo crees así?

Por lo que veo y en lo que respecta a tus fantasías, piensas que la única diferencia entre una persona sana y otra enferma consiste en si realiza estas prácticas o no.
Al parecer asumes, que si no realizas estas prácticas (las que sin embargo deseas) no estás enfermo, pero que lo estarás desde el momento en que las realices.
Pues NO, aunque no practiques, esa "enfermedad" (como tú la llamas), continuaría latente en ti. No practicarla no te "curará" de nada, nada cambiará. Tu deseo, aunque reprimido, continuará siendo el mismo.
En cuanto a que las prácticas BDSM sean una enfermedad, la última versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5) publicado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, sólo define como patológicas "las prácticas sadomasoquistas que NO son consensuadas, las que causan malestar clínicamente significativo, deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes de funcionamiento". Todo ello ya está contemplado suficientemente en las reglas de juego usuales de las prácticas BDSM.
 
Sin embargo, es más probable que te haga más daño el mantener reprimido lo que realmente eres, tu verdadero yo, que si sacas tus auténticas necesidades a tomar el aire. Es más sano. Con la única condición de hacerlo de manera sensata y consensuada. El BDSM te ofrece unas reglas de juego que te ayudarán a conseguirlo con las suficientes garantías.
 
Si tienes tendencia a ser Dominante se debe a una necesidad muy profunda en tu mente, de cuya causa seguramente no tienes ni idea, pero la satisfacción de esa necesidad, si se hace bien, con las debidas garantías, te producirá más beneficios y equilibrio interior que mantenerla reprimida haciéndote daño.

.

2

¿Y qué es eso del BDSM del que hablas?

El BDSM es un sistema estructurado y seguro para el ejercicio de la Dominación/sumisión, Sadomasoquismo y disciplinas afines con finalidad erótica o lúdica. Contiene unas normas orientativas y procedimientos propios, cuyo cumplimiento ayuda a evitar daños tanto físicos como psicológicos a quienes lo practican.
El BDSM a través de estas normas y procedimientos permite la satisfacción de necesidades profundas de Dominación/sumisión y Sadomasoquismo que en mayor o menor grado suele tener el género humano. Estas necesidades pueden tener diversos orígenes, pero su satisfacción a través del BDSM produce efectos psicológicos mucho más beneficiosos que su represión, ocultación e ignorancia.
 
El BDSM proporciona además un espacio lúdico, porque ante todo se trata de un juego. Un juego en el que cada uno de los participantes adopta un rol. Este rol termina cuando los participantes deciden que acabe el juego.

.

3

¿Y cuáles son esas reglas y normas que has mencionado?

El BDSM sólo tiene tres REGLAS, pero son de obligado cumplimiento, éstas dicen que las prácticas deben ser Sensatas, Seguras y además Consensuadas entre los participantes (SSC). Es evidente que estas reglas son sólo orientativas pues lo que es sensato y seguro para una persona puede no serlo para otra.
 
Así mismo existen NORMAS, como por ejemplo la de que un Amo debe respetar los límites de su sumisa, también debe respetar la llamada "Palabra de Seguridad" de su sumisa, que interrumpe el juego inmediatamente, la de que un Amo nunca debe ir a una sesión bebido, drogado, somnoliento, irascible o en cualquier otra circunstancia que haya modificado gravemente su personalidad, etc.
 
También hay COSTUMBRES, las cuales no son obligatorias, como por ejemplo el protocolo con que la sumisa ha de tratar al Amo, el collar, las bellas ceremonias de compromiso, etc.
 
Especial atención merecen los ya citados LÍMITES, que la sumisa (y a veces también el Dominante) incluyen en el juego. Son aquellas prácticas o comportamientos que la sumisa (o el Amo) no desean realizar.

.

4

Aun así, a veces me asusto de mis propias fantasías. Tengo miedo de mí mismo.

Nos pasa a casi todos. Tenemos miedo de que nuestras fantasías iniciales, muchas veces exageradas, nos lleven a hacer prácticas que nos asustan.
No temas, normalmente sucede el fenómeno de que si se practican las disciplinas BDSM más corrientes y de menos riesgo de manera habitual y satisfactoria, las fantasías más crueles desaparecen de nuestra mente. Lo normal es que, cuando empieces a practicar de manera habitual, esas fantasías extremas disminuyan.
 
Uno de los fenómenos más curiosos de la práctica del BDSM consiste en que, a medida que se practica, el consumo de pornografía disminuye drásticamente y además, las fantasías pierden su condición de extremas.
 
Además el cuidado en cumplir las reglas y normas del BDSM hará de ti un Dominante respetuoso con tu sumisa.

.

Si prefieres hacer alguna consulta o comentario en privado puedes escribir un email a Escorpio Dom.

  • Icono social Tumblr
  • Facebook icono social