Conceptos erróneos frecuentes de las personas que no conocen el mundo BDSM

Actualizado: 29 de may de 2018

Ideas equivocadas que suelen tener las personas que no conocen el mundo BDSM



1. Las sumisas están abiertas a “jugar”.

Las sumisas tienen una relación o no la tienen. Si la tienen solamente pertenecen a su Dominante. Nadie más tiene derechos sobre ellas. Si no la tienen, las sumisas pueden decidir buscar una relación con un Dominante de su agrado. Mientras no tengan una relación, las sumisas sólo se pertenecen a sí mismas. Nadie tiene derechos sobre ellas.


2. Que ya tenga una relación no es impedimento para perseguir a una sumisa.

La mayoría de los integrantes de la comunidad BDSM son monógamos. Aunque hay parejas que deciden buscar más compañeros de juegos y hay personas poliamorosas, la regla general es que si ves que alguien tiene una relación, busca la tuya en algún otro sitio.


3. A las sumisas les gusta ser llamadas “princesa”, “gatita”, “niña”, etc.

Estos términos son expresiones afectuosas que el Dominante se gana. Las sumisas no quieren ser llamadas así por nadie que no sea su Dominante.


4. A las sumisas les gusta ser llamadas “zorra”, “puta”, “guarra”, etc.

Incorrecto de nuevo. Las sumisas a las que les gusta la humillación quieren ser llamadas con términos como estos, pero sólo por la pareja o Dominante que han elegido. Cuando un extraño utiliza uno de estos términos, se trata solamente de una gran falta de respeto hacia otra persona.


5. Puedo tratar a una sumisa de la manera en que yo quiera.

Sólo porque a alguien le guste ceder el control eso no las hace inmerecedoras de tu respeto. De hecho, se merecen el máximo respeto por al sacrificio que realizan.


6. Los Dominantes cuentan con que otros intentarán ligar son sus sumisas.

Aunque algunos pueden disfrutar mostrando que tienen algo que otros quieren, la mayoría de los Dominantes prefieren que se respeten sus relaciones, y que te guardes tus deseos para ti mismo. ¿No estás seguro de sí una sumisa tiene un Dominante? Pregunta.


7. No hay nada malo en preguntar a cualquier sumisa que me encuentre si quiere ser mi sumisa.

Las relaciones D/s requieren un nivel muy alto de confianza que se tarda tiempo en alcanzar. Preguntar a alguien que acabas de conocer si quiere ser tu sumisa es como preguntar a una chica con la que has hablado un par de veces porque se sienta dos filas más atrás en la clase de matemáticas si quiere casarse contigo.


8. No hay nada malo en preguntar a cualquier Dominante que me encuentre si quiere ser mi Dominante.

De nuevo, es completamente inapropiado preguntar a alguien que acabas de conocer si quiere ser tu Dominante. ¿Por qué razón le ibas a dar a un extraño un nivel tan alto de control sobre tu vida?


9. Las sumisas son todas iguales.

Cada sumisa quiere vivir el BDSM de la manera que más le gusta. Las sumisas pueden compartir algunas características, pero cada una es única.


10. Los Dominantes son todos iguales.

Esto también es falso. No sólo es que cada uno tenga sus propios apetitos, sino que se adaptan de una relación a otra para proporcionar las atenciones y cubrir las necesidades de la sumisa con la que están en cada momento.


Aunque estas son las líneas generales, cada persona y cada relación en el universo BDSM son diferentes. Si no estás seguro de algo, observa y aprende, o pregunta. En caso de duda, extrema la precaución y el respeto: nunca podrás equivocarte si lo haces.

RosazulBDSM


Fuente: Comunidad BDSM de Tumblr

135 vistas
  • Icono social Tumblr
  • Facebook icono social