BDSM: Juegos con cera

Los juegos con cera son una de las prácticas más conocidas y populares del BDSM, además de servir de iniciación al BDSM a muchas personas. Aunque es una práctica muy sencilla, es importante conocer algunos detalles y normas de seguridad.



Los juegos con cera son una práctica que consiste en que el Dominante hacer gotear o chorrear cera fundida sobre la piel desnuda de su sumisa. También se puede combinar con otras prácticas BDSM o con la actividad sexual.


Lo más frecuente es que la persona sobre la cual se está goteando la cera esté:

  • Tumbada boca arriba, y podrás hacer gotear la cera sobre sus senos, vientre o genitales.

  • Tumbada boca abajo, y podrás hacer gotear la cera sobre su espalda y nalgas.

  • De pie o sentada, con los brazos extendidos y las palmas de las manos hacia arriba, y podrás hacer gotear la cera sobre sus hombros, senos, pezones (tomando la precaución de que la sumisa aparte la cabeza), brazos, palma de las manos y muslos.

Pero el límite es sólo el de tu imaginación. En las fotos de este artículo podrás encontrar ideas para otras posturas.



Una vez que la cera se ha fijado a la piel puede ser raspada fácilmente, y a menudo placenteramente. El goteo de cera fundida sobre el vello, como el vello púbico, generalmente no es una buena idea porque puede ser difícil de eliminar.


Aunque parezca evidente, algunas veces se olvida que si la sumisa tiene el pelo largo debe recogérselo en un moño para evitar que la cera pueda caer sobre él.

Hay muchas sensaciones y sentimientos interesantes que se pueden experimentar en el juego con cera:

  • Cuando se le vendan los ojos, o cuando la cera esté goteando sobre su espalda, la sumisa puede sentir mucha tensión o aprensión mientras espera que caiga la siguiente gota de cera caliente. ¿Cómo de caliente estará? ¿Será una sola gota será un chorro de cera? ¿Dónde la dejará caer?

  • La sensación repentina de calor o ardor puede ser tanto una liberación repentina de la tensión, como un sobresalto bastante intenso.

  • A medida que las gotas individuales se fijan, o a medida que un charco de cera se enfría y solidifica en la piel, se puede sentir un cosquilleo o como si algo se arrastrara por allí.

  • Intercalar la aplicación de cera con la de cubitos de hielo en una zona provoca un intenso contraste de sensaciones, además de aumentar la incertidumbre de tu sumisa sobre lo que harás a continuación.

Sentir que su Dominante raspa la cera de su piel con un cuchillo o una cuchilla puede ser muy placentero para la sumisa, dependiendo de la forma en que use el cuchillo.

  • Además de las sensaciones, muchos aficionados a los juegos con cera la usan para convertir a sus sumisas en verdaderas obras de arte vivas, creando unos diseños de una espectacular belleza (podrás ver algunos ejemplos a lo largo del artículo).



¿De dónde proviene la cera?


La mayoría de la gente utiliza velas para los juegos con cera. No hay más que encender la mecha de la vela, esperar un poco a que la cera alcance su punto de fusión, se derrita, y ya se puede empezar a gotear esa cera fundida.


Si la vela que estás utilizando no produce cera derretida lo suficientemente deprisa para tu gusto y tienes que esperar para poder volver a gotear, la solución es tan sencilla como tener dos o tres velas encendidas a la vez. Mientras usas una para gotear la cera, las otras se van fundiendo y estarán lista para ser usadas cuando la primera necesite reposar.


También puede ocurrir que la vela que usas no derrita la cera en tanta cantidad como te gustaría poder utilizar. En ese caso, utiliza dos o más velas a la vez y conseguirás un mayor flujo de cera fundida.



Otra opción para conseguir cera consiste en adquirir parafina pura (de hecho, muchas velas están hechas de parafina). La parafina es fácil de comprar y suele venir en bloques. Utiliza un recipiente para calentarla y fundirla en la cocina, por ejemplo. Después mantén el fuego bajo para que la cera se mantenga fundida a la menor temperatura posible (puedes usar un termómetro de cocina para controlar la temperatura de la cera). Así dispondrás de un gran suministro de cera fundida sin sufrir los inconvenientes de las velas.


Si usas un recipiente para fundir cera, no remuevas la cera con ningún utensilio que se pueda fundir (una cuchara de plástico, una brocha acrílica, etc.) Si al aplicar la cera esos restos fundidos caen también y entran en contacto con la piel producirán quemaduras.

Puedes hacer lo mismo con las velas: pon varias en un recipiente y caliéntalo hasta que se fundan. Eso sí, recuerda retirar las mechas del recipiente antes de empezar aplicar la cera.

Además de proporcionar un mayor suministro instantáneo de cera, la ventaja de usar un recipiente para fundir parafina o velas es que puedes añadir al recipiente lápices de cera (de los que usan los niños). Así conseguirás darle a la cera el color que desees sin elevar su punto de fusión.


Antes de usar la cera fundida asegúrate de retirar del mismo cualquier cosa que no sea cera, como las mechas de las velas que hayas fundido o cualquier impureza.


Aplicar la cera de un recipiente


La cera de una vela se aplica dejándola caer desde la vela hasta la piel a medida que se va fundiendo. La cera fundida en un recipiente se aplica de otras formas.


Para aplicar la cera fundida en un recipiente puedes usar un cepillo o un pincel que sean de fibra natural, nunca acrílico (el acrílico es plástico que se derretirá al sumergirlo en cera, y al aplicar la cera el plástico fundido también caerá y entrará en contacto con la piel provocando quemaduras graves). Puedes golpear con la mano el cepillo o el pincel para que caigan las gotas de cera, o “pintar” directamente la piel con ellos (aunque nunca des más de una capa hasta que la primera esté completamente fría, porque ello impediría que las capas inferiores puedan enfriarse y producirían quemaduras).



Otro medio de aplicación es verter la cera con un cucharón o una taza. En estos casos, puesto que la cantidad que se verterá será mucho mayor que cuando se gotea, se más riguroso al probar la temperatura en ti mismo y ten en cuenta la altura adecuada con el fin de evitar quemaduras innecesarias. Otro método es usar gasa o tela: simplemente sumerge la gasa o tela en la cera y ponla con suavidad directamente sobre la piel. Cuando la cera se enfríe puedes agregar otra capa de gasa o tela, o simplemente verter más cera directamente sobre el material. Por último, otro método de aplicación es mediante una jeringa grande (si es pequeña, la densidad de la cera impedirá que salga por la estrecha boquilla de la jeringa).



Velas


Las velas están hechas de parafina, estearina, cera de abeja, soja, gel o sebo. Esto es lo que les permite arder. Además, las velas suelen tener aditivos que se utilizan para darles diferentes colores, diferentes olores o para hacerlas más firmes. Finalmente, al exterior de algunas velas se agrega pintura para decorarlas.


La temperatura a la que se quema una vela en particular y, por lo tanto, la temperatura de su cera fundida depende del material con el que está hecha esa vela, y de los aditivos que contenga. Los aditivos, ya sean perfumes o tintes, aumentan o disminuyen esta temperatura.

Temperaturas de fusión



Cada tipo de cera tiene un punto de fusión diferente. El punto de fusión es la temperatura que debe tener la cera para pasar de sólida a líquida. Los de las velas más comunes son los siguientes (aproximadamente) en grados centígrados:


· Vela de baja temperatura (normalmente usada en velas específicas para BDSM): 49 - 52

· Vela fluorescente (reactiva a los rayos UV): 51 - 54

· Vela de parafina: 49 - 63

· Vela en tarro (normalmente perfumadas): 52 - 57

· Vela de soja (cada vez más de moda por sus ventajas frente a la parafina): 52 - 58

· Vela gruesa estándar: 57 - 60

· Vela votiva: 60

· Velasde cera de abeja: 60 - 68

· Vela de gel: 74 - 82

· Vela de aceite vegetal: 74 - 88



Esas son las temperaturas de referencia, pero debes tener en cuenta cómo puede cambiar la temperatura de fusión de una vela en concreto en función de los aditivos o detalles que contenga:

  • Estearina: Es un producto de origen animal que se usa para hacer que la cera sea más dura, pero también hace que se derrita a una temperatura más alta.

  • Aceite mineral: Se suele añadir a las velas que vienen en frascos o tarros de cristal y sirve para que la cera sea más suave y para bajar su punto de fusión.

  • Perfumes: La adición de olores o aceites perfumados a la cera le aporta un plus para los sentidos, pero también elevan el punto de fusión de la cera entre 3 y 5 grados.

  • Colores: Las velas coloreadas aumentan el punto de fusión del material de la vela entre 3 y 5 grados. Las velas coloreadas más modernas ya no aumentan el punto de fusión, pero como te a va a resultar casi imposible identificarlas, con las velas coloreadas actúa siempre asumiendo que lo aumentan. Las velas que tienen el centro blanco o claro y están coloreadas en el exterior no modifican la temperatura de fusión, ya que normalmente estas velas están diseñadas para quemar solamente el centro y no las áreas coloreadas. Las velas fluorescentes (con una cera que brilla en la oscuridad y reaccionan a los rayos UV) contienen un aditivo que les proporciona esa característica. Sin embargo, como son velas creadas específicamente para juegos con cera de BDSM, su punto de fusión suele ser muy bajo.

  • Decoración: El peligro de las velas decoradas con pintura consiste en que esa pintura puede, en algunos casos, arder por separado de la propia vela. Esto puede ser peligroso porque al hacer gotear la cera fundida de la vela, la pintura también puede quemarse y gotear, usualmente a una temperatura mucho más alta.

  • Envoltorios: Hay velas que se venden con un bonito envoltorio de papel o plástico. Retira siempre ese envoltorio antes de usarlas porque, como en el caso anterior, podría quemarse por separado de la vela y gotear a una alta temperatura. Además, algunos materiales como el plástico fundido se adhieren a la piel produciendo quemaduras graves.



Por poner un ejemplo sencillo, una vela gruesa blanca estándar sin aroma tiene un punto de fusión que puede oscilar entre 57 y 60 grados. La misma vela, si es de color rojo y está perfumada con olor a canela, aumentará su punto de fusión para pasar a estar entre 62 y 70 grados. Esto hace que la experiencia pase de ser placentera a ser dolorosa y potencialmente dañina.


El punto de fusión de la cera es muy importante porque mientras esté, en general, por debajo de 60 grados no producirá quemaduras en la piel. Si pasa de 60 grados producirá quemaduras que serán tanto más graves cuanto más alta sea la temperatura, cuanta más cera haya y cuanto más tarde la cera en enfriarse.


Existe una diferencia significativa en la tolerancia al calor de cada persona, y además puede variar dependiendo de dónde se aplique la cera. Ajusta estos valores de referencia a la tolerancia de tu sumisa en concreto.



¿Hay que ser ingeniero?


Seguramente te estarás preguntando si para poder realizar juegos con cera hace falta realizar un cursillo para aprender a identificar las velas. La respuesta es que no. En el apartado anterior aparecen los detalles técnicos simplemente para que los conozcas y los tengas en cuenta. En realidad, puedes utilizar casi cualquier tipo de vela para jugar con la cera, siempre y cuando compenses la temperatura de la vela y tomes las precauciones apropiadas.


Si estás usando una vela más caliente simplemente, al gotear sobre el cuerpo, aumenta la distancia entre la vela y la piel. Prueba siempre la cera sobre ti mismo antes de empezar a gotear sobre tu sumisa. Así serás consciente del nivel de dolor y/o placer que puedes esperar. Empieza a gotear alrededor de 1 metro por encima de la piel y ve bajando la vela lentamente cada pocas gotas hasta que obtengas el efecto deseado.


Si aumentas la distancia a la que cae la cera en 1 metro la temperatura bajará unos 3 °C, pero añadirás el riesgo de que haya salpicaduras.

Otra opción, si tus velas son demasiado calientes, es fundirlas en un recipiente añadiendo una alta concentración de aceite mineral para bajar la temperatura.


Diferentes tipos de velas y diferentes temperaturas del recipiente (según mantengas el fuego o lo bajes cuando se empiecen a fundir las velas) producen diferentes temperaturas de cera, que pueden variar desde cera caliente y calmante hasta cera peligrosamente caliente.



Ten en cuenta también que las diferentes partes del cuerpo pueden soportar diferentes niveles de calor. Nunca juegues con la cera por encima de los hombros, ya que hay demasiado riesgo de producir quemaduras en los ojos, o de que la cera entre en la boca o en la nariz (lo que podría provocar atragantamiento o asfixia).


Hay quien cree que si se pone tela o una capucha sobre la cara de la sumisa se puede gotear la cera en esa zona. Sin embargo, el riesgo sigue siendo demasiado alto, así que te desaconsejamos esta idea. Los senos y los genitales se pueden usar como blancos en los juegos con cera, siempre y cuando recuerdes que esta piel es altamente sensible y que la cicatrización de una quemadura en estas zonas es un proceso largo y doloroso.



Enfriamiento


Una vez que la cera fundida entra en contacto con la piel, tiene la ventaja de que se enfría rápidamente. Esto es estupendo, porque permite jugar con la sensación de calor que la cera produce al entrar en contacto con la piel, pero sin que se produzcan quemaduras.


A este respecto, lo único que debe preocuparte es no dificultar el enfriamiento rápido y natural de la cera.


Si le das a tu sumisa un masaje con aceites perfumados antes de jugar con la cera, afectarás a la reacción de su piel ante la cera. Aunque no afecta al calor de la cera, sí afecta el tiempo que tarda la cera en enfriarse, así como a si la piel irradiará el calor (enfriándose) o lo retendrá. El uso de un aceite en la piel antes del juego con cera ayudará a prevenir que la cera se adhiera a la piel y al vello corporal (si lo hay), y también hace que la limpieza sea mucho más fácil. Sin embargo, cuando utilices aceite, asegúrate de dejar que el tiempo de enfriamiento sea más largo y de vigilar la piel de cerca.


Una vez apliques cera en una zona, no vueltas a aplicar más cera hasta que la primera capa se haya enfriado por completo. Si aplicas cera e inmediatamente pones otra capa encima, la capa inferior, que es la que está en contacto con la piel, no podrá enfriarse deprisa, lo que producirá quemaduras en la piel.




Preparación


Cuando te estés preparando para una sesión de juegos con cera, hay algunas cosas que puedes hacer de antemano para que todo se desarrolle sin problemas:

  • Usa un trozo de plástico (que puedes comprar por metros en un chino) para proteger la zona. Por ejemplo, si vas a jugar con cera en la cama, pon un plástico protector sobre la cama para que no tengas que preocuparse de que las gotas manchen las sábanas. Si tienes que estar preocupado de que la cera sólo gotee sobre tu sumisa, o de que no se escape de su piel antes de que se endurezca, te distraerás de lo importante y te perderás la diversión.

  • Practica por adelantado con cada vela que vayas a usar. Hazte una idea de lo caliente que está cada vela y de lo alto que necesitas sostenerla. Esto hará que el juego sea mucho más suave y elimina la necesidad de probar las velas mientras tu sumisa espera.

  • Asegúrate de tener algo para encender las velas. Un mechero puede parecer una buena idea, pero a veces puede ser engorroso, particularmente si está oscuro o si tienes las manos mojadas o cubiertas de lubricante. Es mejor tener otra vela encendida en un portavelas para encender las que vas a usar en el juego.

  • Asegúrate de tener algo que no se pueda quemar, como una bandeja de metal grande, donde puedas colocar tus velas antes y después de usarlas.

  • Quita todo el líquido inflamable, trapos, papel, ropa y cualquier otra cosa que pueda incendiarse de tu área de juego.

  • Asegúrate de tener alguna manera de apagar un incendio inesperado. Un pequeño extintor o una jarra o agua, o ambos, son buenas opciones.

  • Haz que tu sumisa se recoja el pelo en un moño para evitar que le caiga cera en él.



Control de los efectos


A medida que vayas dejando caer la cera sobre la piel de tu sumisa, vigila cómo reacciona su piel:

  • Si la piel está caliente al tacto, pero no hay decoloración visible, es seguro continuar.

  • Si la piel está rosada y caliente al tacto, ten cuidado y disminuye el ritmo.

  • Si la piel está rosa brillante o roja y caliente al tacto, detente de inmediato y aplica una compresa fría sobre la piel. No pongas hielo directamente sobre la quemadura, ya que puede causarles un daño adicional a los tejidos.




Notas finales

  • Para muchas personas el juego con cera es una de las primeras experiencias que tienen en el mundo del BDSM, y ésta es la razón por la que tantas personas terminan heridas accidentalmente. Una pareja está viendo una película pornográfica y sale alguien haciendo gotear cera sobre su pareja; y, de repente, ambos están rebuscando en los armarios de la cocina para encontrar una vela con la que puedan experimentar. Aunque el juego con cera es muy simple, hay algunos detalles y consejos de seguridad muy básicos que conviene conocer antes de ponerse a explorarlos (los que has podido leer en este artículo). El juego con cera inapropiado puede producir quemaduras de primer y segundo grado, dolor y cicatrices permanentes.

  • La temperatura de fusión de la mayoría de las velas no es muy alta. Pero las velas más baratas y las velas con impurezas o aditivos pueden derretirse a una temperatura más alta de lo que te esperas. Las quemaduras graves no son habituales (a menos que seas especialmente torpe), pero las quemaduras menores lo son más. Ten a mano agua fría y medicamentos apropiados (como pomada para quemaduras). Recuerda, las velas baratas tienden a ser muy calientes.

  • Evita las velas que vienen en una gran variedad de colores, que están decoradas o que tienen recubrimientos de colores o están pintadas. Las velas de cera lisa son las mejores.

  • Algunos proveedores de BDSM tienen velas que están diseñadas específicamente para los juegos con cera. Suelen tener una temperatura de fusión baja y estar diseñadas para que la cera fundida no tienda a gotear sobre la mano del que la sostiene cuando se están usando.



  • La cera que se desliza por la vela hasta la mano puede causar sorpresas desagradables, como quemaduras menores o que dejes caer la vela y se prenda otra cosa (como ropa).

  • Las velas implican llamas, y uno de los riesgos de usarlas es que se pueda prender fuego a otras cosas, particularmente cuando se deja caer una vela porque la cera gotea inesperadamente sobre uno mismo. Merece la pena tener un extintor a mano, o un cubo con agua y toallas.

  • Algunas partes del cuerpo son más sensibles a la temperatura que otras, por supuesto. No esperes poder gotear la misma temperatura de cera en los genitales o en los pezones que en, digamos, los brazos o las manos.

  • La cera es bastante fácil de quitar de la piel, y más aún si se aplica a la piel de antemano un aceite de masaje o similar. Por lo general, la cera se despegará por sí misma, pero el proceso de quitarla se puede hacer más sensual usando las uñas o la hoja de un cuchillo. Otra opción es utilizar una fusta o un flogger para golpear la cera y hacer que se desprenda. Como la piel de la sumisa ya estará irritada por la cera, ten en cuenta que sentirá los azotes más dolorosos que habitualmente.

  • La cera puede manchar la ropa. Evita jugar con cera cuando estés usando ropa cara.

  • Siempre que estés usando una vela encendida, asegúrate de no llevar ropa acrílica o de poliéster. Si la cera se mete en estas telas puede causar que la tela se derrita en tu piel. También asegúrate de que no tenga mangas largas que puedan prenderse fuego o que puedas sumergir accidentalmente en el recipiente en el que estés fundiendo la cera.

  • Una de las formas más efectivas de eliminar la cera de las velas de una sábana o de la ropa es la siguiente: coloca una toalla de papel sobre una tabla de planchar, colocar el área afectada de la sábana o de la ropa sobre la toalla de papel, y luego coloca otra toalla de papel encima; finalmente plancha todo el "sándwich" con una plancha eléctrica a baja temperatura. La plancha derretirá la cera y las toallas de papel la absorberán.

  • La primera vez que experimentes con cera, tómate tu tiempo y prueba la cera en ti mismo antes de usarla en otra persona.

  • Si no lo sabes, pregunta. El juego con cera es una práctica muy común, y otras personas que la utilizan estarán encantados de contarte interesantes historias sobre sus aventuras, de las que seguro que podrás sacar algunas excelentes ideas.






Fuentes:

Dominant Guide

violence-makes-my-dick-hard.tumblr.com


Escorpio Dom, 3 de agosto de 2018

RosazulBDSM

0 vistas
  • Icono social Tumblr
  • Facebook icono social