Consejos para encontrar Amo

En un momento o en otro querrás encontrar un Amo. Ya sea porque eres nueva en el BDSM y quieres dar el paso de disfrutar de la experiencia real, o porque tu anterior relación terminó y quieres iniciar una nueva. No es fácil encontrar al Dominante perfecto, pero en este artículo intentaremos darte algunos consejos que te pueden facilitar el proceso.



La única manera de encontrar el Dominante adecuado para ti es hablar con muchos de ellos. Las conversaciones te deben servir para conocerlos, para descartar a los pseudos y a los depredadores y, con suerte, para encontrar lo que estás buscando.


Cuando empieces a hablar con un nuevo Dom, inicialmente trata de mantener la conversación en el terreno vainilla. Así podrás conocer a la persona que hay detrás del Dominante y podrás comprobar si el candidato se siente cómodo o por el contrario lo que quiere constantemente es derivar la conversación al terreno sexual. Si es así, debes tomarlo como una señal de alarma: posiblemente sólo quiera sexo.


Desde que comiences a hablar con un Dominante, confía en tu instinto. No puedes confiar en tu mente, ni en tu corazón, y tus deseos querrán meterte en problemas, pero el instinto nunca miente. ¡Hazle caso! Y recuerda siempre una regla básica del BDSM: si sientes que algo va mal, es que posiblemente algo vaya mal. Actúa en consecuencia y no ignores las advertencias de tu instinto, porque si lo haces tarde o temprano te pasará factura.


Finalmente, cuando la conversación llegue al terreno del BDSM o de la posible relación D/s, ¿qué preguntas puedes hacerle para saber el tipo de Dom que es? En primer lugar, trata de seguir estos principios durante la conversación:


  • Primer principio: Haz preguntas abiertas que inviten al Dominante a extenderse en las contestaciones. Más detalles te proporcionan más información.

  • Segundo principio: Trata de que el Dom siga hablando. Cuanto más hable, más oportunidad tendrás de conocerlo mejor y de detectar contradicciones, puntos débiles y puntos en los que puedas estar en desacuerdo.

  • Tercer principio: Responder brevemente ("Ah." "Ya veo." ese tipo de cosas). No dejes morir la conversación o que piense que no tienes substancia, pero trata de responder con brevedad para que sea él el que lleve el peso de la conversación.

  • Cuarto principio: Fíjate en las preguntas que te hace. Si lo único que quiere saber son tus límites, posiblemente sólo quiera sexo. Por otra parte, hablar de límites en la primera conversación no es habitual ni deseable. Antes de llegar a ese punto hay muchas cosas que hablar y conocer de la otra persona.

  • Quinto principio: Como he mencionado antes, si insiste en llevar la conversación a asuntos sexuales, debes interpretarlo como una gran señal de alarma.


Y luego plantéale algunas preguntas concretas. La forma en que el Dom responda a estas preguntas será reveladora.


¿Cómo conoció el BDSM? ¿Lee libros o artículos sobre ello, estudia el tema o habla con otros Dominantes? ¿Siente que todavía tiene algo que aprender? Las respuestas correctas aquí no son las del tipo "No sé, un día supe que era un Dom" o "Sé casi todo lo que hay que saber".


Hábleme de su trayectoria como Dom (deja que se extienda).


¿Cómo se identifica (Dominante D/s convencional, sádico, Daddy, una mezcla, etc.)? ¿Su tipo es lo que tú estás buscando?


¿Cuál es la parte más satisfactoria de ser un Dom para usted? (quieres escuchar cosas como la responsabilidad de guiarte, dirigirte y moldearte, y no "que me chupes la verga").


¿Tiene alguna relación actualmente? Por ejemplo, puede ser un Dominante que esté buscando una hermana de collar para su actual sumisa, o puede ser un hombre casado con una mujer vainilla que busca relaciones extra-maritales para saciar su parte Dominante. Comprueba que te sientes cómoda con su situación sentimental actual si no está soltero.


¿Monogamia o poligamia? ¿Comparte o quiere jugar con otros? ¿Qué opina de ceder a su sumisa (puedes leer este artículo sobre el tema)? Esto siempre puede cambiar con las discusiones posteriores, pero debes saber lo que tu pareja potencial piensa y ver si estás de acuerdo con ello.


Hábleme de sus últimas dos sumisas y de cómo y por qué terminaron las relaciones. Lo que buscas aquí es bondad, respeto y, aunque terminara mal, ¿cómo lo ha digerido?


¿A cuál de sus ex puedo contactar como referencia? (Cualquier Dom con cierta experiencia vivida va a tener al menos una ex que pueda hablar de sus cualificaciones.)


Hábleme de su mentor. (Los mentores son difíciles de encontrar hoy en día, pero el auto-aprendizaje con mucha frecuencia se realiza mal o muy mal.)


Dígame qué cosas no sexuales lleva a una sesión. (Quieres escuchar el botiquín de primeros auxilios, tijeras para hacer frente a los percances de los juegos con cuerdas, agua, etc.)


¿Cómo maneja una situación de palabra de seguridad cuando la sumisa no puede hablar, por ejemplo, porque esté amordazada? (Quieres que te hable acerca de gestos o señales de seguridad y, sobre todo, quieres asegurarte de que el respeto a la palabra de seguridad es sagrado para él.) Puedes leer este artículo sobre La palabra de seguridad.


¿Qué es lo que en última instancia busca en una relación? (corto plazo, largo plazo, compañera de juegos, etc.). Asegúrate de que tus objetivos sean similares.


Si te dice que busca una relación a largo plazo puedes profundizar:

  • ¿Cuál es su visión a un 1 mes para nuestra dinámica si decidimos seguir adelante? (Estás buscando el establecimiento de la estructura básica diaria, reglas, tareas, protocolos).

  • ¿Y la visión a 3 meses? (Estás buscando cosas de las que él te haga responsable, normalmente relacionadas con tu mejora como persona a largo plazo).

  • ¿Y la visión a 1 año? (Si no tiene una visión a un 1 año, lo más probable es que sólo esté buscando tener sexo.)


¿Qué espera que tú traigas a la relación que le haga verdaderamente feliz y satisfaga sus necesidades como Dom? ¿Le puedes proporcionar lo que él busca?


¿Ha tenido que lidiar en alguna ocasión con una sumisa que haya entrado en el subespacio? Quieres asegurarte de que sabe lo que es el subespacio y que no se toma el asunto a la ligera. Este artículo trata del subespacio y del aftercare.


¿Cuáles son sus pensamientos sobre el cuidado posterior y cómo lo hace? Estas buscando conocer la importancia del aftercare para él. Lo que quieres oír es: “voy a asegurarme de que estés bien y que sientas cuidada ". Lo que venga después de eso es cuestión de lo que funcione para ambos. Este artículo trata del subespacio y del aftercare.


Dígame 5 cosas no sexuales que incorporaría a nuestra dinámica para ayudarme a sentir mi sumisión y su dominio. (Estás buscando cosas como buenos días/buenas noches, registro de salidas, posiblemente ropa y aprobación de comidas, informe diario de actividades, ese tipo de cosas.)


Dígame 5 cosas que le hagan enojar. ¿Cómo maneja el estar enfadado? No busques la respuesta políticamente correcta; asegúrate de que te está dando una respuesta realista y sincera.


¿Le gusta beber antes de una sesión para relajarse? Esta es una pregunta trampa. Si responde que sí, debería ser un descarte automático.


¿Está dispuesto a hacer pruebas de ETS conmigo para que ambos estemos seguros? Hay muchas maneras de hacerlas hoy día, incluso en casa. Si responde que no, debería ser un descarte automático. Siempre que inicies una nueva relación haceos las pruebas.


Se cautelosa, investiga a fondo y, sobre todo, como te dije antes, confía en tu instinto. Si es posible, trata de encontrar algún amigo o amiga en común que tengáis y que te pueda hablar de él. También puedes buscar otras referencias, aunque si son indirectas trátalas inicialmente con escepticismo, porque en las redes sociales hoy día resulta muy fácil alterar la reputación de alguien mediante comentarios malintencionados.


Dicho todo esto, no olvides que el Dominante es el 50% de una relación D/s. Si es un buen Dominante tendrá claras sus necesidades y deseos; préstales la atención y el respeto que se merecen.



Banderas rojas comunes


Desgraciadamente, por mucho que se hable con una persona no se empieza a conocer realmente a esa persona hasta que se inicia la relación. Hay un sinfín de sumisas que se han visto envueltas en una relación indeseable ya sea porque no hicieron bien su trabajo de investigación antes de comenzarla, o porque el “dominante” consiguió engañarlas.


Una vez inicies una nueva relación, debes prestar atención a algunos comportamientos típicos (banderas rojas) de las personas que no son realmente Dominantes, sino que son depredadores, pseudos, o sufren algún tipo de problema mental. Si ves esas banderas rojas con frecuencia, debes salir de esa relación o, si eso no es posible, pedir ayuda.


Imagina el siguiente escenario y piensa en el consejo que le darías a la protagonista, a la que llamaremos Ana. Ana tiene su reunión del décimo aniversario de su promoción del instituto a la vuelta de la esquina, y está muy entusiasmada con ella. Ha tenido éxito en su carrera, acaba comprar una casa estupenda en un buen barrio, y tiene un coche precioso. Lo único con lo que necesita ayuda es con perder los diez kilos de más que ha engordado desde el instituto. Lo ha intentado casi todo para deshacerse de ellos, pero sin éxito. Finalmente, decide contratar a un entrenador personal.


Este entrenador apenas le presta atención; pasa la mayor parte del tiempo con el móvil enviando mensajes de texto a otros clientes y sólo escucha la mitad de lo que Ana tiene que decir. Después de que Ana le pide un plan de comidas en numerosas ocasiones, suspira, busca un plan de comidas genérico, y se lo entrega sin ceremonias. Ana hace todo lo posible para cumplir con el plan de comidas, pero en una fiesta de cumpleaños un par de semanas después, no se puede resistir y se come una magdalena. Furioso, el entrenador le dice a Ana que no se ponga en contacto con él durante tres días.


Seguro que te estás preguntado por qué Ana le iba a pagar un solo euro a un entrenador así. Sin embargo, éste es exactamente el tipo de comportamiento que vemos en los falsos "doms" día tras día. Muchas sumisas nuevas simplemente no saben lo suficiente como para entender que este comportamiento no sólo es anormal, sino completamente inaceptable. Y, desgraciadamente, a muchas de ellas las encuentran estos depredadores antes de que hayan tenido la oportunidad de educarse y armarse con hechos.


Aquí tienes una lista de las banderas rojas más comunes. No es exhaustiva y se podrían añadir más cosas, pero las que aparecen son las más frecuentes y relevantes.


Familiaridad Instantánea. Esta es muy común: empiezas a interactuar con un Dom potencial (o simplemente irrumpe en tu chat sin ser invitado) y de inmediato, empieza a exigirte que lo llame por algún honorífico (Señor, Amo, etc.). O también puede empezar a exigirte que hagas algo antes de que hayáis comenzado a dialogar. Los títulos (más allá del protocolo básico del BDSM) y el dominio son cosas que se ganan con el tiempo, no un derecho de nacimiento mágico que se otorga a cualquier desafortunado que decida que es el próximo Christian Grey.


Ser demasiado sexual. Si lo que buscas es una relación D/s completa, la mayor parte de la interrelación con tu futuro Amo será en el terreno no sexual. Está claro que, si existe una buena conexión entre ambos, al principio gastaréis mucha energía en encuentro sexuales, pero con el tiempo la cosa se normalizará y dedicaréis más tiempo a muchas otras actividades (ver la tele, salir de copas, ir de excursión, etc.). Además, un buen Dom ejerce otras muchas funciones con su sumisa, como guiarla, apoyarla, motivarla, funciones que no tienen nada que ver con las actividades sexuales, sino con el crecimiento como persona de la sumisa. Un Dominante que sólo está interesado en la parte sexual de la relación y que falla en el resto de los elementos que forman esa relación no es el mejor candidato como Amo, a no ser que lo que busques sea exclusivamente sexo (y si ese es tu caso, este artículo no se ha escrito para ti).


Ser irrazonablemente exigente. Estoy hablando del tipo que insiste en que hagas cosas que son inseguras, imprudentes o que van en contra de tus valores.


Ser reservado. Necesitas saber con quién está tratando, y que te proporcione su nombre completo, su fecha de nacimiento, y su dirección no es algo irrazonable para pedirle en tu primera reunión con él. Además, si no es abierto sobre su vida familiar, lo más probable es que esté casado. Finalmente, si no le habla de ti a la gente en internet (después de que se supone que estáis comprometidos), generalmente es porque están hablando con otras sumisas. La discreción es algo bueno, el secreto no lo es. Necesitas saber la diferencia.


Ser degradante. Bajo las circunstancias correctas, un poco de degradación y humillación puede ser muy sexy. La cosa es que, esas circunstancias deben producirse después de que tú lo hayas discutido y dado el visto bueno para ello, y no directamente desde la puerta. Si está lanzando frases como "puta" y "zorra" antes de que hayas podido comentar si prefieres la comida italiana o la mexicana, es momento de salir de ahí.


Cortar la comunicación. Aquí estás, supuestamente la posesión más preciada y valiosa de esta persona, la que quiere cultivarte, apoyarte y ayudarte a crecer... ¿y va a desaparecer durante días o semanas? No. Si tienes una discusión y él necesita calmarse un poco para no decir algo hiriente, eso es una cosa. Se fija un tiempo razonable para volver a hablar y él se va y se enfría. Pero algunos de estos tipos desaparecen sin dejar rastro o se van durante días como "castigo", y esto no está bien. Si tiene un asunto de trabajo y va a estar ocupado, te debe decir de antemano cuando estará disponible, y no te deja preguntándote cuándo volverás a saber de él. Se llama responsabilidad.


Quiere castigarte/Quiere que rompas las reglas. No estoy hablando de una forma de juego como, "Has sido una chica muy traviesa. Voy a ponerte sobre mis rodillas y a darte una lección." Ese es el tipo de cosas que normalmente son divertidas para ambas personas y terminan en unos enredos muy satisfactorios. Estoy hablando de los que tienen un destello en sus ojos cada vez que te atrapan en alguna infracción menor y se deleitan en repartir los castigos más severos y draconianos que se les ocurran. Desafortunadamente, los abusadores se sienten atraídos por el BDSM porque en él se considera aceptable golpear a la gente; pero se hace siempre dentro de una dinámica hablada y acordada y no de manera aleatoria y enfermiza. Puedes leer estos artículos para más información: BDSM: Introducción al castigo. Las técnicas de modificación de conducta en el BDSM.


Castigos Extremos. Con los castigos lo que se pretende es corregir un comportamiento de la sumisa, y para conseguir ese objetivo el Amo y su sumisa deben conversar sobre el asunto para que a ella le quede claro el motivo del mismo. Los castigos se crean para ajustarse a la infracción en particular, y deben ser razonables y proporcionales a la infracción. No sólo tienen que tener sentido dadas las circunstancias, sino que tienen que estar diseñados para lograr un resultado particular más allá del: "Te voy a hacer mucho daño". En caso contrario es abuso, puro y simple, y por lo general se oculta bajo el disfraz de juego de impactos.


Ignorar/Empujar tus límites duros. Cuando estés discutiendo los términos de tu dinámica, es de esperar que estés estableciendo una lista de cosas que se denominan "límites duros" para ambos (cosas que están, sin discusión, completa y totalmente fuera de los límites). Si estableces límites y él se burla y dice algo como: "Bueno, volveremos a eso" o "Trabajaremos en eso", ten cuidado. Tus límites duros no son algo para trabajarlos o empujarlos; se supone que son firmes e inmutables. Si no puede respetar tus duros límites, no puede respetarte. (Si llega el momento de cambiar un límite duro, debe partir de ti o debe ser algo que ambos acordéis en una conversación sobre el tema.)


Rechazar/Ignorar tu palabra de seguridad. Si alguien no respeta tu palabra de seguridad, no importa qué excusa use, debes alejarte. Punto. No importa cuánta experiencia diga tener, cuántas sumisas haya tenido, o que diga lo bien que te conoce. Esta frase de "Tienes que confiar en mí para saber cuándo has tenido suficiente" está impulsada por el ego y hará que, eventualmente, alguien salga herido. Si dices tu palabra de seguridad y se niega a parar, eso es violación y/o abuso. Punto. No hay otra manera de decirlo. Puedes leer este artículo sobre La palabra de seguridad.


Aislarte de tus amigos y familiares. Esta es una técnica de abuso de manual. Siempre debes tener la posibilidad de visitar a sus amigos y familiares. Eres una persona libre, y como tal puedes entregar parte de tu libertad a tu Dominante a cambio de una estructura y una dinámica, pero no debes entregar tu humanidad. Cualquiera que te niegue esto es alguien de quien debes tener mucho cuidado. Puedes leer este artículo: La diferencia entre BDSM y maltrato.


Exigirte que cambies. Nadie es perfecto, y todos tenemos cosas que nos gustaría ayudar a nuestra pareja a mejorar. Esa parte es completamente normal, y hay una manera saludable de enfocarlo. No es de lo que estoy hablando. "Eres genial, pero si no pierdes peso/cambias de color de pelo/aprendes a ser bisexual/(inserta aquí la demanda irrazonable que prefieras), entonces voy a tener que dejarte ir." Si no puede aceptarte cómo eres ni trabajar contigo para mejorar las cosas que le gustaría mejorar, entonces no merece tu tiempo y energía.

Estas son algunas de las cosas más comunes que vemos, y sé que hay muchas otras. En resumen, si sientes que algo no va bien, probablemente no esté bien. Aprende a desarrollar tus instintos y a confiar en ellos. Si te sientes incómoda o como si no se pudieras confiar en él, ten cuidado. Es mucho mejor alejarse de un Dominante potencial que emitió una vibración extraña que dejarte lastimar sólo porque querías darle el beneficio de la duda. Edúcate a ti misma, juega a lo seguro, y toma las cosas con calma.


Puedes leer este artículo para complementar la información sobre este tema: Banderas rojas en el BDSM.

Por último, ten paciencia, incluso si encuentras a la persona adecuada para ti. Respeta los tiempos, el periodo de consideración, progresa en el conocimiento mutuo. Y, cuando llegue el momento, disfruta plenamente de tu nueva relación.




Fuentes:

Instructor144@tumblr

dinodaddy@tumblr

sirskia@tumblr


Este artículo lo he escrito a partir de diversos posts realizados por las personas que aparecen como Fuentes, añadiendo mi propia experiencia sobre el tema y las aportaciones de CM (sumisa).

Escorpio Dom, 13 de octubre de 2018


RosazulBDSM

0 vistas
  • Icono social Tumblr
  • Facebook icono social