Diferencias entre Mentor, Tutor y Amo

Aunque todo el mundo cree saber lo que es un Amo, cuando se trata de las figuras de Mentor y Tutor ya no está tan claro. En este artículo tratamos de aclarar el significado y las funciones de cada una.


Aprender sobre BDSM

En el mundo BDSM las relaciones son asimétricas. Esto quiere decir que en una relación BDSM una persona desempeña el rol de control (dice lo que se ha de hacer, cuándo y cómo) y otra persona desempeña el rol de ceder el control a la otra (obedeciendo lo que dispone esa otra). Si quieres profundizar en el tema de la cesión o transferencia de control, puedes leer este artículo: Para clarificar el intercambio de poder.


En las relaciones de Dominación/sumisión del BDSM, a las personas cuya tendencia natural es detentar el control se les denomina Dominantes, y a las personas cuya tendencia natural es la de ceder el control se les denomina sumisas.


En otros tipos de relaciones BDSM que no son de Dominación/sumisión (por ejemplo, en las relaciones sadomasoquistas), los roles de control y de cesión del control reciben otros nombres. Algunos de los más comunes son Top y bottom.

Esto, además de ser el fundamento de las relaciones BDSM, viene a colación de este artículo porque hay otros tres términos importantes que conviene conocer al adentrarse en el mundo BDSM: Amo, Mentor y Tutor.



Amo


Amo es el más conocido, aunque muchas personas confunden su significado. Amo es la persona Dominante que tiene en propiedad a una sumisa (tener en propiedad significa que ha aceptado mantener una relación BDSM con esa sumisa). Por tanto, todos los Amos son Dominantes, pero no al revés: el Dominante que no tiene sumisa no es Amo, sólo Dominante. De la misma forma, un Amo cuya relación con su sumisa finaliza volverá a ser únicamente Dominante.


Como se ve, hay dos palabras para definir a la persona cuya tendencia natural es la de dominar en una relación BDSM: Dominante y Amo, que distinguen al Dominante que no tiene sumisa en un momento determinado del que sí la tiene. Sin embargo, no ocurre lo mismo con la persona cuya tendencia natural es ser dominada: siempre se le denomina sumisa. Para distinguir a las sumisa sin Amo (“libres”) de las que sí lo tienen, a estas últimas se les suele denominar “sumisas en propiedad”.


Un aspecto destacado que muchas veces se olvida es que dentro de las responsabilidades de un Amo está la de ejercer, además de Amo, de Tutor de su sumisa. Esto significa que el Amo guiará a su sumisa (si es novata) durante sus primeras etapas en el mundo BDSM y, después, la guiará para que crezca como sumisa en el mundo BDSM y como persona en el mundo real.



Esclava


Vamos a hacer un rápido inciso para hablar de otro de los roles más característicos del BDSM: la esclava.


Hay algunas sumisas que deciden dar un paso más en su rol de sumisión y deciden ser esclavas. La diferencia fundamental entre sumisa y esclava es que mientras que las sumisas hacen una cesión parcial (más o menos grande) de su poder de decisión a su Amo, las esclavas hacen una cesión total de su poder de decisión; es decir, ceden a su Amo la potestad de decidir sobre todos los aspectos de su vida sin límite ninguno (puedes leer estos artículos sobre la El intercambio de poder erótico o EPE y sobre el Intercambio total de poder o TPE). Hay además otras diferencias entre ambos roles, como que la esclava está sujeta a un protocolo mucho más estricto que la sumisa, etc.


Obviamente, no es razonable tomar la decisión de ser esclava sin tener antes un amplio conocimiento del BDSM y una amplia experiencia como sumisa. Recuerda que uno de los pilares del BDSM es el consentimiento informado y, por definición, no se puede dar un consentimiento informado sobre algo que se desconoce.



Mentor


Una definición tradicional de Mentor sería la de una persona Dominante que traspasa su experiencia en el mundo BDSM a otras personas, cuando esas personas se lo piden. Esas otras personas les plantean cuestiones y dudas al Mentor, y éste las responde desde su mejor saber y entender basándose en la experiencia acumulada. Muchas de esas dudas suelen ser sobre protocolo, comportamiento y técnicas, pero creo que es importante señalar la importancia del Mentor en contribuir a resolver las cuestiones emocionales de sus pupilos, y especialmente su apoyo cuando un pupilo pasa por un mal momento.


El Mentor realiza esta labor de asesoría sin esperar que sus pupilos sigan sus consejos, puesto que son consejos y no órdenes. La labor del Mentor es contribuir a formar la opinión de sus pupilos, no la de imponerles la suya, y ayudarlos a madurar en el mundo BDSM. Aunque eso no quita que un pupilo inteligente siga los consejos de su Mentor hasta que, con el tiempo, adquiera la experiencia y maduración suficientes como para desarrollar una forma propia de hacer las cosas.


El caso más típico de mentorización en BDSM es el del Dominante que se está iniciando y que recurre a un Dominante más experimentado para que le aconseje durante sus primeras etapas en este mundo. Los Mentores también pueden tener como pupilos a sumisas o sumisos.


En resumen, un Mentor es un consejero y como tal ni evalúa a sus pupilos ni les da órdenes ni aplica castigos de ningún tipo. Y, por supuesto, bajo ninguna circunstancia tratará de aprovechar su posición de Mentor como pretexto para entablar relaciones físicas con sus pupilos.


Volviendo al principio, decía que una definición tradicional de Mentor sería la de una persona Dominante que traspasa su experiencia en el mundo BDSM a otras personas. Sin embargo, hay que señalar que en la práctica no sólo los Dominantes desempeñan la labor de Mentor, sino que también lo hacen las sumisas con experiencia. Y no tienen únicamente como pupilas a otras sumisas con menos experiencia, sino también a Dominantes. Puesto que, como hemos visto más arriba, la labor de Mentor no implica una relación jerárquica con sus pupilos, una sumisa con experiencia puede realizar esta labor exactamente igual de bien que un Dominante y, de hecho, eso es lo que ocurre.



Tutor


El Tutor es una persona Dominante que, como el Mentor, transmite su mayor experiencia en el BDSM una persona sumisa. La diferencia fundamental entre Mentor y Tutor es que, en el caso del segundo, se establece un pacto entre el Tutor y su pupila, por el cual el Tutor enseña a su pupila, la forma como su sumisa y la guía en sus primeras etapas en el mundo BDSM; por su parte, la sumisa se compromete a seguir las órdenes e instrucciones que el Tutor le imparta con el fin de mejorar su formación.


Es fundamental destacar que un Tutor no es Amo de su pupila y que bajo ninguna circunstancia establecerá una relación BDSM con ella ni se aprovechará de su posición para mantener relaciones sexuales con ella. Todas las acciones del Tutor deben estar encaminadas a mejorar la formación de su pupila y nunca al beneficio propio del Tutor.


Otro punto importante es que suele ser la sumisa la que le pide a un Dominante que sea su Tutor, aunque también puede ocurrir al revés. En cualquiera de los dos casos, el acuerdo entre el Tutor y la sumisa es un requisito imprescindible para que se establezca la relación de tutela.


Aunque, como ya se ha dicho, el Tutor no es el Amo de su pupila, mientras la sumisa esté siendo tutelada se entiende que no es una sumisa libre (sumisa libre: que no tiene Amo) y, por tanto, no puede entablar relaciones con otro Dominante sin el permiso de su Tutor. Hasta hace un tiempo solía ser frecuente realizar una pequeña ceremonia en la que el Tutor entregaba a su pupila ya preparada al Amo que ésta había escogido, para así iniciar su vida como sumisa en el mundo BDSM.


Un punto al que deben prestar especial atención los Tutores es el de no influir a sus pupilas con sus preferencias personales sobre el BDSM. Un buen Tutor tratará de identificar las preferencias personales de su pupila y encaminar su formación de su pupila hacia esas preferencias, mostrándole siempre las otras opciones disponibles dentro del amplio mundo del BDSM.



El depredador


El ofrecimiento a una sumisa novata de ser su Tutor se ha convertido actualmente en uno de los principales ganchos que utilizan los depredadores sexuales. Aprovechando el desconocimiento de la sumisa novata y su afán de formarse, estos depredadores no dudan en presentarse como Tutores para abusar de estas sumisas.


Si eres una sumisa novata en busca de un Tutor, recuerda que un Tutor de verdad nunca pretenderá utilizarte para su propio beneficio y que, si notas que eso está ocurriendo, estás ante un depredador del que debes alejarte inmediatamente.


Esto no significa que un buen Tutor no pueda sea estricto contigo durante tu formación, que lo será, ni que debas dejar de obedecer sus órdenes. Pero si notas que algo no va bien probablemente sea porque no va bien (una de las reglas básicas en la seguridad de la sumisa). Así que no dudes en tomar medidas (puedes leer el artículo La diferencia entre BDSM y maltrato.)



La actualidad


Desafortunadamente las figuras del Mentor y del Tutor se han ido perdiendo poco a poco. A mi entender los principales motivos son el progresivo alejamiento del BDSM tradicional y la mucha menor disposición al compromiso que se tiene hoy día.


El BDSM es una orientación sexual pero también incluye una gran cantidad de protocolos, normas y tradiciones. Practicar juegos de dominación y sumisión, sadomasoquistas, etcétera sin tener en cuenta esa esfera cultural no sólo devalúa la relación, que pasa a convertirse en encuentros de sexo más o menos duro, sino que aumenta el riesgo de que ocurran accidentes a sus participantes.


El aprendizaje de esa cultura exige una dedicación y un compromiso que cada vez menos personas están dispuestas a realizar. Hoy día prima conocerse en un chat y a los dos días (literalmente) estar teniendo relaciones sexuales. Y de ahí la gran cantidad de fracasos, frustraciones, lamentaciones y abusos que se dan.


Si lo que deseas es tener este tipo de relaciones rápidas, nada que objetar. Pero si lo que quieres es disfrutar del mundo BDSM en su plenitud, tómate el tiempo para aprender y para encontrar personas que tengan la misma visión que tú. Aunque al principio debas sacrificar las muy apetecibles relaciones instantáneas, a medio y largo plazo te darás cuenta de que mereció la pena tomar este camino.


Y una de las mejores maneras de recorrer el camino es teniendo un Mentor o un Tutor que te ayuden a recorrerlo.




Fuentes:

parejaasmdp

La escuela de bdsm


Escorpio Dom, 2 de mayo de 2021

RosazulBDSM

27 vistas0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo