Gor: una subcultura Amo-esclava

Actualizado: may 8

La épica serie Gor de John Norman ha inspirado un estilo de vida alternativo y muy reglado con una jerarquía dominada por hombres fuertes.


Los Reyes-Sacerdotes de Gor

En 2006, la policía del Reino Unido irrumpió en una casa de la tranquila ciudad de Darlington, después de haber sido informada de que una mujer había sido retenida en contra de su voluntad. Para su sorpresa, descubrieron que la mujer en cuestión había consentido en vivir como esclava de su amo, Lee Thompson. La policía se había topado con un culto sexual.


Thompson, el líder del culto, era un hombre enigmático que había convencido a una serie de mujeres de todo el mundo que había conocido por Internet para que se convirtieran en sus esclavas sexuales. Pasaban 24 horas al día a disposición de Thompson: atendiendo todos sus caprichos, sometiéndose a sus castigos sadomasoquistas e incluso desfilando por la ciudad con collar y correa.


Sin embargo, el estilo de vida de fantasía de Thompson no era una invención propia. Había basado su culto en una serie de novelas de ciencia ficción que había leído de niño: la serie Gor. El "amo de esclavas" de Darlington fue sólo una de las 25.000 personas en todo el mundo que se identifican como "Goreanos", personas que se inspiran en las filosofías de la épica serie Gor de John Norman.


Muchos de estos Goreanos se reúnen en comunidades de Internet que parecen vías de escape para fantasías adultas muy elaboradas. Pero al examinar más de cerca estos espacios, con frecuencia parece evidente que está sucediendo algo completamente distinto. Aunque la actividad en línea tiene muchas de las características de los juegos de rol, muchos de los participantes no lo ven de esa manera. Ellos ven a sus personajes virtuales como una verdadera representación de sí mismos.


Es más que un escape de la realidad. Es la realidad. Al menos para los involucrados.


Los orígenes de Gor


¿Cómo ha llegado esta serie de libros a tener un impacto tan profundo sobre la vida de tanta gente? No es infrecuente que las novelas de ciencia ficción se utilicen como la base de un culto, pero en el caso de la serie Gor, fue completamente involuntario.


En 1965, un doctorado de Princeton llamado John Frederick Lange, Jr. adoptó el seudónimo de John Norman y combinó su amor por la filosofía y la literatura “pulp fiction” (publicaciones de ciencia ficción en forma de revista muy populares en Estados Unidos entre los años 1950-1980) escribiendo una novela de ciencia ficción ambientada en un universo de su propia creación. Cinco décadas y treinta y tantos libros más tarde, su serie de novelas Gor no sólo tiene una comunidad de seguidores leales, sino que inspira a un grupo de lectores consagrados a vivir de acuerdo con las filosofías de la serie.


Libros de Gor

Los libros están ambientados en un universo paralelo llamado Gor, que se ha convertido en una plataforma para que Norman exponga sus puntos de vista filosóficos y sociológicos sobre la sociedad moderna, siguiendo ideas de Nietzsche, Homer y Freud.


Su creador describe con todo detalle todo lo que hay dentro de este universo, desde la vida vegetal y el armamento hasta la etnografía. Es la cultura de estos Goreanos, los humanos que viven en Gor, la que más fascina a los devotos de la serie, muchos de los cuales se identifican como Goreanos.


La cultura Goreana comparte mucho con el orden natural y el darwinismo social de Nietzsche. La posición de una persona depende de dónde esa persona se encuentre dentro de las jerarquías de la fuerza y del talento; es una sociedad basada en la dominación y en la jerarquía. La gente, o bien está en su lugar natural, o necesita que la pongan en él. Los musculosos guerreros masculinos están en la cima de la escala social, mientras que las mujeres indefensas y sumisas no sólo están en la parte inferior, sino que se sienten felices de ser la propiedad de un hombre poderoso.


Muchos de los argumentos de Norman se inspiran en los acontecimientos históricos romanos y griegos, ya que esta filosofía de "esclavitud natural" encuentra sus raíces en esas culturas. Aristóteles, entre otros, justificó la esclavitud como una posición "natural" para algunas personas:


"El que es capaz de prever las cosas con su mente naturalmente es gobernador y señor o jefe, y el que es capaz de hacer esas cosas con su cuerpo es y naturalmente súbdito y esclavo... Así la hembra y el esclavo son por naturaleza distintos…"


Si bien hay una cantidad significativa de mujeres libres en Gor, muchas de las novelas se centran en gran medida en las mujeres esclavizadas, o kajiras, como se les llama en los libros. Estas kajiras y la relación que tienen con sus dueños se han convertido en una parte importante de la subcultura Goreana. Las kajiras tienen reglas que rigen su lenguaje, postura y vestimenta. Están completamente supeditadas a los deseos de su dueño, incluyendo los sexuales, y deben ser marcadas y llevar un collar.


Como explica uno de los libros:"Sólo con un collar puede una mujer ser verdaderamente libre".

Kajira de Gor


La subcultura Goreana


Esta dinámica de esclavitud es el principal atractivo para muchos seguidores de Gor, los autodenominados Goreanos, pero el atractivo de los libros va mucho más allá de la sumisión humana. El mundo Gor ofrece una forma alternativa de dar sentido a la vida cotidiana.


Todo en Gor está reglado, y todos conocen su lugar y están orgullosos de su identidad. Los habitantes están divididos en castas. Cada casta tiene una función específica que desempeñar. Las castas altas incluyen a los guerreros, médicos y constructores; las castas bajas incluyen a los leñadores, asesinos y campesinos. Cada casta tiene un código por el que se espera que vivan, dictando cómo deben ejercer sus profesiones y cómo deben comportarse con los demás.


"¿Es el honor y los códigos, me preguntaba, los que nos separan de los animales o, más bien, son ellos los que nos acercan a la inocencia de los animales?", dice un pasaje del libro “Espadachines de Gor”.


El bienestar de sus compañeros de casta es más importante para un Goreano que su propio bienestar. A cambio de su lealtad, pueden esperar protección y cuidado si alguna vez lo necesitan. Si tratan de abandonar su casta sin el necesario y difícil de obtener consentimiento, se convierten en proscritos, personas sin identidad ni valor.


Estos códigos resultan muy atractivos para aquellos que están dentro de la subcultura Goreana, y muchas personas tratan de aplicar de alguna manera a su vida real esta estructura. Para algunos esto puede significar identificarse con una casta en particular y cumplir con sus reglas como parte de las sesiones regulares de juegos de rol. Para otros, puede significar aplicar los principios generales del honor y el orgullo a la forma en que se comportan en su vida diaria.


De una manera u otra, aquellos que viven las fantasías Goreanas están buscando abrazar el principio clave de la moralidad de Gor: la desigualdad . Hacerlo les permite entender su papel en la vida y así sentirse realizados.

No son sólo las reglas las que atraen a los Goreanos a los valores de Gor. Por ejemplo, cada ciudad, pueblo y aldea tiene algo llamado "Piedra del Hogar". Estas curiosas rocas infunden a los ocupantes del lugar un sentido de lugar y propósito. Representa la soberanía de los individuos que viven dentro del dominio de la Piedra y a quienes pertenece. Cualquiera que sea la casta a la que pertenezca alguien, puede esperar respeto de los demás siempre y cuando tenga una Piedra del Hogar.


Para aquellos que tratan de incorporar el estilo de vida Goreano en sus vidas reales, el concepto de la Piedra del Hogar es atractivo como contrapeso a la aceptación de las propias limitaciones personales que resultan de la ética de la casta y del sistema de códigos. La Piedra del Hogar representa una forma de conservar algo de soberanía personal.



Gor en Internet


Desde los primeros días de Internet, el mundo en línea ha desempeñado un papel fundamental a la hora de ayudar a los Goreanos a vivir su afición. Primero usaron IRC (Internet Relay Chat – un primitivo y muy conocido sistema de chat por Internet) y luego una gran variedad de métodos para explorar su pasión por Gor, desde páginas de Geocities (hoy desaparecida) hasta Second Life.


Esta actividad en línea por lo general se manifiesta como alguna forma de juego de rol. Las personas eligen un personaje, se asignan características como casta y ocupación, y luego se unen a un mundo Goreano en línea. Es un pasatiempo que requiere un amplio conocimiento de los libros, y a menudo se necesita una investigación en profundidad para hacer creíble un personaje.


Al igual que los libros, estos mundos Goreanos en línea suelen tener un enfoque muy específico: la relación entre las personas libres y las esclavas. (Vale la pena señalar que los conceptos de casta y de Piedra del Hogar se aplican a las esclavas; su único propósito es ser obedientes).


En muchos sentidos, estos lugares son salas de chat temáticas para adultos donde la conversación es dictada por las costumbres de un mundo ficticio. Los jugadores de rol que se identifican con una mayúscula al principio de su nombre suelen ser personas libres, mientras que los nombres en minúsculas son esclavas o kajiras. Las kajiras principiantes no llevan collar: no tienen dueño. Deambulan por las salas de chat en busca de un dueño, mientras que las personas libres buscan esclavas. Sus interacciones se conforman en torno a sus diferentes estatus sociales.



Dentro del Palacio


Los Goreanos no han sentido la necesidad, en lo que se refiere a la tecnología, de adaptarse a los nuevos tiempos; los mundos en línea que han creado para sí mismos son reliquias de un tiempo mucho más simple.


Entre sus plataformas preferidas destaca el "Palace" (Palacio), un programa de chat gráfico en 2D que adquirió relevancia en la década de 1990. Alcanzó su apogeo en el año 2000, cuando la banda de metal Korn fue anfitriona de un palacio donde los fans podían escuchar su música; desde entonces ha seguido una trayectoria descendente.


Pero los Goreanos se han quedado. Y han hecho suyo el "Palacio".


Sitios web independientes como The Palace Portal (el Portal de los Palacios) reúnen todos los palacios de Gor activos. Entre los lugares de encuentro más populares se encuentran "Steel Dawn”, cuyos miembros "apoyan, educan y fomentan la traslación de los ideales Goreanos al mundo contemporáneo", y "Gorean Compass", donde se espera y se requiere "el protocolo, la conducta y los valores Goreanos".