La ceremonia de las rosas

Actualizado: may 9

Dentro de todos los rituales y protocolos del BDSM, La Ceremonia de las Rosas es probablmente el que más significado tiene.



Un Lazo Eterno


Una pareja que ha decidido permanecer junta toda su vida e incluso más allá, a menudo optará por este ritual como una declaración simbólica de su compromiso eterno. Se usa a veces también para renovar una relación que ha atravesado un tiempo difícil y ha sobrevivido a la prueba. Hay muchas variaciones y las parejas a veces escogen añadir toques especiales para hacer de ello una ceremonia personal.

La ceremonia nunca es pública. Normalmente sólo asiste la pareja y uno o dos amigos cercanos. El sumiso lleva un solo capullo de rosa blanca. El Dominante una rosa roja completamente abierta. Ambas rosas deben tener espinas en sus tallos y deben estar recien cortadas. Para el resto del ritual se necesita una cadena delgada de entre 2 y 2,5 metros, varias velas o un quemador de alcohol (u otro combustible líquido).

La pareja, junto con uno o dos de sus amigos más cercanos, se colocan uno frente al otro. El sumiso, llevando un vestido sencillo y su capullo blanco. Su Dominante, lleva la rosa roja, le quita el collar. Lo pasa rápidamente por las llamas de un quemador pequeño y se lo vuelve colocar. Mientras se lo coloca al sumiso, hace una declaración de protección y guia por toda la eternidad.