Por qué un Dom no debería confiar en la palabra de seguridad

Actualizado: 7 de jun de 2018

Los riesgos de confiar ciegamente en la palabra de seguridad



Antes de que alguien empiece a ponerse nervioso, quiero dejar claro que no estoy en contra de las palabras de seguridad. Suelo ofrecerlas y, por supuesto, siempre las respeto.


Lo que digo es que he aprendido a no confiar en ellas. El motivo es que no puedes confiar en que todas las sumisas las usen cuando deberían. Incluso a las que saben hacerlo, basta con que una vez las lleves más lejos de lo que están habituadas para que no sean capaces de usarla, incluso si has ido demasiado lejos. Y cuando eso ocurre no es divertido.


Hay varias razones por las que una sumisa no detendría las cosas cuando debería:


Intenta ser una chica demasiado buena


Ésta es la razón más frecuente. Es más común entre los Doms que están empezando y con mujeres muy sumisas sin experiencia. Tratan de complacer con demasiada intensidad, y temen decepcionarte si piden que pares cuando es demasiado para ellas. Esto les produce estrés y las conduce a querer abandonar, porque sienten que no te pueden complacer como piensan que tú deseas. Lo cierto es que posiblemente estarás perdiendo a la que podría ser una sumisa maravillosa si fuese adiestrada adecuadamente.


Con frecuencia va demasiado profundo en el subespacio, o en una ocasión alcanza más profundidad de lo habitual


El trance es un estado que se puede usar para hacer desaparecer el dolor, hasta el punto de poder emplearse para realizar cirugía dental sin anestesia. El subespacio es un estado alterado, que se ha comprobado que existe, similar en cierto sentido al trance hipnótico. Las sensaciones se alteran y todo puede parecer bien. Es fácil para las sumisas que lo emplean no darse cuenta de que le estás causando daño real y dejarte que sigas adelante. Esto puede conducir al no deseado y enormemente incómodo viaje al hospital debido a una accidente BDSM. No formes parte de esa pareja…


Simplemente es LA sumisa


Algunas chicas son tan sumisas que la idea de decir “alto” nunca se les ocurriría. Aceptarán todo lo que quieras pedirles. Los motivos para esta personalidad pueden ser muy variados, pero con independencia del que sea, nunca estarán en el grupo de las que piden parar hasta que la cosa se ha ido, y por mucho, de los límites razonables.


Drogas y alcohol


Esto es obvio. Cuando se está intoxicado los sentidos se alteran y no responden de manera normal. Como regla general se debería evitar tener una sesión bajo las drogas o el alcohol, por motivos evidentes, pero todos sabemos que a veces sucede. Si es sólo la sumisa la intoxicada, entonces quizás estés cometiendo abuso y no teniendo una sesión BDSM. Si sois los dos, la cosa puede acabar muy mal. En ambos casos, pensar que se puede confiar en la palabra de seguridad es, al menos, inmaduro.


La sumisa tiene problemas emocionales o mentales


Se puede aplicar todo lo dicho respecto a las drogas y el alcohol y más. Tener relaciones BDSM o no con personas vulnerables es inmoral y, en muchos casos, ilegal. No creo que haga falta decir más, ni que confiar en el uso de la palabra de seguridad en estas circunstancias es de chiste.



Independientemente de las razones, mi argumentación no es en contra del uso de la palabra de seguridad, sino en contra de confiar en ella ciegamente. Como Dom tenemos responsabilidades. Las sumisas te ceden todo el control, y confían en ti con el cuerpo, la mente e incluso el corazón. Si emplean en algún momento la palabra de seguridad, para y ocúpate de lo que tengas que ocuparte.


Pero no te sientas cómodo y seguro con esta idea. No presupongas que te puedes dejar llevar y que ella te avisará si es demasiado. Podrían no hacerlo hasta que sea tarde y hayas producido un daño real. Tienes que prestar atención, conocer a tu sumisa, conocer sus límites y estar preparado para ser tú el que diga: basta, esto no es bueno.


Si actúas así también debes estar preparado para que tu sumisa se sienta decepcionada o lo discuta, incluso vehementemente. Si es el caso, recuérdale que te cedió el control por un motivo. Si se queja de que eres demasiado “blando” o que no eres “suficientemente Dom”, entonces lo que procede es tener una conversación seria. Y si aún así sigue insistiendo, entonces lo mejor que puedes hacer es apartarte. Es un comportamiento autodestructivo que debe ser detenido inmediatamente. No permitas que una sumisa te manipule para que participes en autolesionarse. Nunca te puedes equivocar si estás en el lado del exceso de precaución.


En resumen, ofrece siempre la palabra de seguridad. Sabrás que la tiene para usarla. Sin embargo, presta atención y no confíes en que lo vaya a hacer. Por si acaso, para eso estás tú como Dom.



Escorpio Dom - 6 de mayo de 2018

RosazulBDSM

0 vistas
  • Icono social Tumblr
  • Facebook icono social