Si te llamas a ti mismo Dominante, no hagas esto

Actualizado: 29 de may de 2018

Has adoptado un título que debería venir con una enorme dosis de honor, respeto e integridad.



  1. No hagas demandas a una sumisa que no te pertenece. Deberías conocer la diferencia entre tener la capacidad de controlar a tu propia sumisa, y cómo debes tratar a todas las demás que no te pertenecen.

  2. No tengas conversaciones íntimas ni cortejes a otras sumisas a espaldas de la tuya. Todo el tiempo y la energía que pones en el mundo de la sumisión deberían dirigirse hacia tu propia sumisa. Si quieres una sumisa diferente, haz lo correcto y rompe primero con la que ahora tienes.

  3. No abandones a tu sumisa. ¿Cómo te sentirías si la persona de la que dependes para prácticamente todo desapareciera repentinamente en una nube de humo? ¿Cómo afectaría eso a tu capacidad de confiar en otra persona para que ocupe ese rol de Amo en el futuro? No desaparezcas sin más y así no echarás a perder a magníficas sumisas.

  4. No impidas que tu sumisa contribuya a la relación. Sí, sé que ella te ha puesto a ti al mando, pero las relaciones evolucionan, y si no atiendes a lo que ella necesita de la vuestra, lo más probable es que vuestra relación evolucione por caminos separados.

  5. No le preguntes a alguien que acabas de conocer si quiere ser tu sumisa. Tu trabajo consiste en inspirarla para que se someta a ti, conociéndola y demostrándole que eres el mejor hombre del mundo para ser su Amo. No seas perezoso. Ser Dominante implica dedicar una gran cantidad de concentración y energía. Si no estás hecho para eso, vete a buscar otro título que puedas adoptar.

  6. No guardes a tu sumisa en un cajón cuando no te viene bien cuidar de ella, y luego la saques del cajón cuando te apetece. Las sumisas son seres humanos, y aunque a algunas de ellas les gusta ser tratadas como objetos de cuando en cuando, no deben ser ignoradas cuando no te sientes con ganas de trabajar en tu relación. Si no tienes el tiempo o la energía para adoptar el rol de Amo de alguien, no lo adoptes a tiempo parcial.

  7. No compares a tu sumisa actual con las que tuviste antes. No es una competición. Tienes que hacer que sienta que es la persona más importante de tu mundo actual, así que no la hagas pensar que es menos que otra sumisa, o que echas de menos algo que ya no tienes y que no puedes tener con ella.

  8. No escatimes con los ingredientes fundamentales de una relación D/s. No seas de esos que limitan a su sumisa de una forma u otra la palabra de seguridad. La palabra de seguridad marca la diferencia entre en sexo consensuado y un posible caso de violación o abuso. No escatimes con el afercare. Hazle ver lo mucho que aprecias el control que ella te permite ejercer continuamente, y lo estupenda que es para ti. Es la diferencia entre una sumisa feliz y orgullosa, y una triste y confusa.

  9. No tomes unilateralmente una decisión a la que tu sumisa se opone frontalmente. No puedes decidir que tu sumisa tiene que tener una hermana sólo porque a ti te apetezca tener una segunda sumisa con la que jugar, cuando claramente va en contra de sus deseos. De nuevo, la relación también es de ella.

  10. No le mientas a tu sumisa. Todo se basa en la confianza. Es la confianza la que la inspira a someterse a ti. Es la confianza la que la inspira a permitirte seguir gozando de su sumisión. Una o dos brechas en la confianza y todo se derrumba.

RosazulBDSM


Fuente: onelittlekingdom

122 vistas
  • Icono social Tumblr
  • Facebook icono social