Sumisas de mierda

Actualizado: 22 de nov de 2018

Seamos honestos. Sólo oímos hablar de Doms de mierda, de Doms falsos, de Doms depredadores, de Doms maltratadores. Pero ni una palabra sobre las sumisas de mierda. Todos conocemos a Doms jodidos porque se relacionaron con una, pero nadie habla de ello. Parece que los Doms no quieren admitir que les pasó a ellos. No quieren admitir que juzgaron realmente mal.



Hay una tendencia en las redes sociales que refleja una actitud más general en la subcultura de la D/s, y que consiste en aceptar sin más que lo que ocurra nunca es culpa de la sumisa. Toda sumisa es inocente y devota, y cumple con su deber concienzuda y correctamente, y si las cosas salen mal es porque el Dominante en la ecuación es un demonio incapaz o francamente malvado que les hizo algún mal.


A mí me parece una gran mentira.


Las sumisas son seres humanos, igual que los Dominantes. Como tales, van desde personas buenas y decentes hasta personas que están emocionalmente dañadas, confundidas, ensimismadas, y ocasionalmente, por no darle demasiada importancia, simplemente son imbéciles. Tales personas pueden ser problemáticas para un Dominante. Especialmente, pero no exclusivamente, para aquellos Dominantes que tienen un fuerte componente de "cuidador" en su carácter. (Prefiero la palabra "cuidador" a "Daddy", porque hay muchos Dominantes que dan enormes cantidades de cuidado y que nunca se auto identificarían como "Daddy Dom".)


Me gustaría mostrar algunas categorías generales basadas en cosas que he aprendido de conversaciones con otros Dominantes, combinadas con un par de mis propias experiencias a lo largo del tiempo.



Las confusas


Culpa a 50 Sombras. Culpa a la invasiva avalancha de imágenes poco realistas en Internet. Culpa a quien quieras. Pero hay que reconocer que hay muchas mujeres que proclaman en voz alta "¡Soy una sumisa! Una vez conocí a una mujer que era bastante inflexible –demasiado inflexible, pensé en realidad- acerca de que ella era una Verdadera Sumisa™. Hasta el momento en el que tuvo su primera experiencia real de D/s. Desapareció, hasta que volvió a aparecer varios meses después con este texto: "Ahora me doy cuenta de que no soy una sumisa, pero he encontrado la felicidad en los brazos de otra mujer." Mi respuesta, "Ah, ¿así que eres lesbiana este mes?" quedó sin contestación.



Las que te usan


Todos sabemos que Internet está infestado de fuckboys que utilizan el título de "Dominante" para tener sexo. No te equivoques: también hay chicas que usan el título "sumisa" con el mismo propósito. Tengo una amiga que durante varios meses pensó que estaba "en una relación", cuando era obvio para los que éramos sus amigos que sólo era una actriz que decía todas las cosas correctas y le decía al tipo lo que quería oír para que jugase con ella en Skype. No estaba interesada en una relación, sino sólo en desnudarse mientras un tipo miraba.



Las narcisistas


- "Mi madre falleció de la noche a la mañana."

- "Oh, vaya. Escucha, ¡¡hoy voy a recoger mi coche nuevo, síííí!!"


¿Suena un poco exagerado? Pues no, esta conversación ocurrió realmente. Uno podría pensar que las narcisistas son fáciles de detectar, pero lleva un tiempo que uno se da cuenta de que cada charla con una de ellas es unilateral, y que no importa lo que compartas sobre las cosas con las que estás lidiando en tu vida; en una o dos frases inevitablemente traerán la conversación de vuelta a ellas mismas.



Las vampiras de energía


Existe algo así como la sumisa "necesitada", lo que no es necesariamente algo malo. A muchos Dominantes les gusta cuidar a las sumisas "necesitadas". Estoy hablando de esas personas que drenan a una persona, emocional y psicológicamente, día tras día tras día, hasta dejarla seca. El Dominante siente una continua sensación de agotamiento total. No esa buena sensación de haber hecho frente a tu responsabilidad hacia tu sumisa ese día, una sensación que a menudo pienso que es similar a la sensación de "buen cansancio" que uno siente después de un día de trabajo estupendo. Estoy hablando de ese sentimiento de estar completamente agotado, y de sentir ese sombrío sentido de "mañana y mañana y mañana y mañana" sobre el que Shakespeare escribió tan elocuentemente.



Las abusadoras


La idea de que una sumisa pueda ser abusiva hacia su Dominante puede sonar ridícula para algunos, pero en realidad no es más difícil de entender que la idea de que las esposas vainilla pueden ser abusivas. Hay sumisas que, por cualquier razón (emocional, psicológica, química cerebral), obtienen una retorcida satisfacción al abusar de sus Dominantes de diversas maneras. Tristemente, las clases de Dominantes que podrían ser el blanco de tal abuso son usualmente los Doms de corazón blando, los "Daddys", los cuidadores, y aquellos Dominantes que están total y desesperadamente enamorados de sus sumisas.



Las enfermas mentales


Conozco sumisas, mujeres que considero amigas, que se levantan todos los días y luchan contra sus problemas de salud mental. Algunos de ellas tienen relaciones con Dominantes que están ahí para ellas, y con los cuales forjan un camino hacia adelante como equipo mientras la sumisa recibe tratamiento y encuentra estrategias para vivir una vida mejor.


No estoy hablando de esa gente. Estoy hablando de esas personas que usan su enfermedad mental como un instrumento contundente, como una "tarjeta para salir de la cárcel" para tratar a sus Dominantes como mierda. Y estoy hablando de esas personas que usan el sello de "sumisa", "masoquista", "zorra del dolor", "zorra de la humillación" como pátina para ocultar lo que son, en su raíz, las tendencias más enfermizas e insalubres hacia el daño físico y emocional auto infligido, y que usan a un Dominante sádico para permitir lo que yo llamaría "auto-daño por poder". He tenido la experiencia de estar involucrado con alguien así exactamente una vez; el tiempo de darme cuenta de lo que estaba viendo era horroroso, y espero no repetirlo nunca.



Las estafadoras


Es una “novias vainilla” que busca un Dom con mucha experiencia, con la pretensión de que la acepte y la entrene como su sumisa. Una vez que ha sido entrenada, abandona a su “maestro”.


En realidad, la estafadora tiene un “novio vainilla”, como ella. Quiere “aprender a ser sumisa” para enseñarle a su novio vainilla cómo ser “el Amo de su vida” para ella.

La pretensión de estas “estafadoras” es fútil. Casi ningún “novio vainilla” tiene inclinación a ser Dominante ni a ser Amo con su novia vainilla. Hace falta tener temperamento y carácter, para serlo.


Se es Dominante o no se es. Es algo que se lleva dentro y que acabas por descubrir en tu interior, antes o después. Únicamente teniendo un carácter Dominante se puede “aprender” a ser Amo. Que seas un Amo novato o con experiencia es mucho menos importante.



Ahora viene la parte de la historia en la que algunas personas se habrá escandalizado o enfadado. Y lo acepto, porque este artículo tenía que escribirse. Tenemos que perder la ingenua idea de que una sumisa es, por definición, la inocente e indefensa figura de la Pequeña Nell, atada a las vías del tren y atormentada por Snidely Whiplash. La vida es más complicada que eso. La gente es más complicada que eso. Y las sumisas, como los Dominantes, son más complicadas que eso.





Fuente: instructor144

Escorpio Dom, 9 de agosto de 2018

Editado el 22 de noviembre de 2018 para incluir la aportación de Gregorio R. B.

RosazulBDSM

1,183 vistas6 comentarios
  • Icono social Tumblr
  • Facebook icono social