Tipos de sumisas

Actualizado: 29 de may de 2018

Cada sumisa es diferente de las demás, aunque hay algunos arquetipos que permiten definir a los principales tipos de sumisa



En BDSM, una sumisa o sumiso es una persona que cede el control de ciertos aspectos de su vida a otra persona denominada Dominante (hombre o mujer). La cesión de ese control debe ser siempre libre y voluntaria. Los parámetros a los que se circunscribe la cesión se denominan límites, y son negociados y pactados entre la sumisa y el Dominante. La sumisa puede poner fin a esa cesión de control en cualquier momento.


Aunque la definición de lo que es una sumisa del párrafo anterior es bastante exacta, también es fría y técnica. A la hora de la verdad, en el mundo real, lo que importa son los gustos y deseos de cada uno, y la manera en que cada cual se siente satisfecho y completo. Y por ello, hay muchos tipos diferentes de sumisas. De hecho, se podría decir que cada sumisa es un tipo diferente de sumisa, porque no hay dos personas iguales.


Se podría decir que cada sumisa es un tipo diferente de sumisa, porque no hay dos personas iguales.

Sin embargo, también es cierto que existen unos arquetipos en los que se pueden englobar, de forma general, a la mayoría de las sumisas. Conocerlos te puede ayudar a conocerte mejor a ti misma, o a descubrir aspectos nuevos de la sumisión que quizás susciten tu interés. A continuación encontrarás los principales arquetipos de sumisa.



Sumisa Convencional


La sumisa convencional (a falta de un calificativo mejor) busca ante todo complacer a su Dominante de la manera que él prefiera en cada momento. Encuentra placer mental y sexual en el mero hecho de complacerlo, y su mayor recompensa es que su Dominante exprese satisfacción por su buen hacer. La sumisa convencional espera que su Dominante establezca sus reglas de comportamiento y de otros aspectos de su vida (de acuerdo con los límites pactados) y que la castigue si transgrede esas reglas o no lo complace adecuadamente. El sexo y el dolor (aunque la sumisa no sea masoquista) son componentes habituales de las relaciones de este tipo de sumisas. La sumisa convencional puede, en función de lo pactado, tener una relación 24/7 con su Dominante (es decir, que la la relación D/s está activa entre ellos en todo momento, 24 horas al día durante los 7 días de la semana).



Esclava


La esclava se considera el grado más extremo de sumisión. A ellas mismas les gusta diferenciarse del resto de sumisas, y por eso siempre prefieren que se dirijan a ellas como “esclavas”, no como sumisas. No hay ningún otro tipo que pueda igualarse a su grado de sometimiento, sacrificio, y voluntad de someterse. Las esclavas, por definición, siempre tienen una relación 24/7 con su Dominante y el BDSM es su única forma de vida. Viven a completa merced de su Amo, y son felices así. La diferencia fundamental entre las sumisas y las esclavas consiste en que las primeras establecen los límites de la relación de manera acordada y consensuada con su Dominante y que, si es necesario pueden renegociar esos límites; la esclava, sin embargo, no fija límite alguno, sino que se pone completamente en manos de su Dominante.



Sumisa de Dormitorio


Una sumisa de dormitorio quiere que su pareja la domine, pero sólo durante la intimidad sexual. El control lo cede temporalmente y lo recupera una vez que el juego sexual ha terminado. La motivación principal de estas sumisas es el sexo. No se deben confundir con las personas que practican sexo duro o “no convencional” sin el componente de sumisión. Estas personas buscan la satisfacción sexual mutua con esos juegos, mientras que una sumisa de dormitorio priorizará la satisfacción sexual de su Dominante antes que la suya propia.



Sumisa Masoquista


La sumista masoquista se orienta a provocar castigos, porque su forma preferida de juego es el dolor físico o emocional. La provocación es la forma de juego de rol que emplea para conseguir su objetivo. Es masoquista y, por tanto, su Dominante ideal es el sádico. Esta sumisas no busca necesariamente el sexo en sus encuentros, aunque puede haberlo. En cada caso depende de los gustos de ambas partes y de los pactos que establezcan.



Sumisa de las Cuerdas


A esta sumisa le gusta ser y estar atada. Siente excitación con el hecho de estar inmovilizada y a merced del Dominante, y con la sensación que le producen las cuerdas en contacto con la piel. Cede el control total de su cuerpo a una persona que puede manipularla a placer, y atarla sin límite. El uso de cuerdas en el BDSM tradicional se denomina Bondage, mientras que en la cultura oriental se denomina Shibari (el cual, a las características anteriores suma la vertiente artística de la atadura).



Sumisa Alfa


La sumisa alfa es, típicamente, una mujer fuerte, independiente, asertiva y con seguridad en sí misma en su día a día y en la manera de relacionarse con otras personas, pero que encuentra excitante que otra persona la domine. Muchas veces, este tipo de sumisa ocupa cargos de importancia en su trabajo, o puestos que requieran mucha responsabilidad, y todo el día tienen que asumir un rol dominante. Esto puede resultar agotador, de manera que, mediante la cesión de su voluntad en momentos concretos, y especialmente en situaciones sexuales, pueden relajar cuerpo y mente. En muchas ocasiones esta dinámica puede llegar a ser un estilo de vida en el ámbito privado.


El mismo término de sumisa alfa también se emplea para designar a la primera sumisa de un Dominante que tenga varias, o a la que es switch en el grupo. Es la sumisa que ayuda con las otras sumisas porque puede asumir el rol de Dominante con soltura, aunque, eso sí, siempre bajo la dirección de su Dominante.



Sumisa Brat


El objetivo de una brat es provocar a su dominante y alimentar las llamas de su Dominación. Es de la máxima importancia que una brat pueda leer los ánimos de su dominante y sólo se comporta mal o presiona cuando es apropiado. El objetivo principal de una brat es ofrecer oportunidades a su Dominante para castigarla de la manera que le gusta, y luego responder de la manera que prefiera (mediante, por ejemplo, suplicando disculpas, las quejas, una sumisión perfecta que da de nuevo paso al comportamiento brat, etc.) Es importante recordar que este es sólo otro tipo de juego de rol, y que una brat no tiene en realidad tal falta de respeto por su Dominante como podría parecer.



Sumisa Little-girl


Una little-girl es una sumisa que adopta el rol de niña pequeña o joven y que actúa con su Dominante de acuerdo con la edad representada. Sus Dominantes se denominan Daddys. El Daddy de una little-girl siempre actuará en el mejor interés de su sumisa (al contrario de lo que ocurre en otros tipos de relaciones D/s, en las que se trata fundamentalmente de que la sumisa complazca a su Dominante). En estas relaciones se dan el dolor (castigos) y relaciones sexuales. La característica más significativa es que el compromiso de cada uno de ellos hacia el otro es total e inquebrantable. Hay que hacer notar que este tipo de sumisión no tiene nada que ver en absoluto con la pedofilia o la pederastia.



Sumisa Mascota


En los juegos de rol de animales, una mascota es una sumisa que actúa como un animal de compañía, mientras que el dominante ejerce el rol de dueño, entrenador, jinete, etc. Las mascotas más habituales son los cachorros (“puppy-play”), los gatitos (kitten-play) y los ponys (“pony-play”). Es importante señalar que en ningún caso les mueve el deseo de tener sexo con animales (zoofilia o bestialismo). Simplemente tienen el deseo de explorar diferentes dinámicas y escenarios de poder.



Sumisa Sirviente o de servicio


La típica doncella o mayordomo. Esta sumisa encuentra placer mental y sexual en el hecho de servir. Limpia, cocina, hace la colada, lava al perro y, en general, cualquier otro servicio que su Dominante le requiera. El mero hecho de realizar estas tareas le reporta gratificación sexual y, en algunos casos, no necesita sexo con su Dominante ni lo quiere.



Sumisa Sissy


La sumisa sissy es un hombre sumiso que adopta atributos y características tradicionalmente pertenecientes al género femenino. Por ejemplo, un hombre que disfruta vistiendo ropa o lencería de mujer y cuyo objetivo es la auto-feminización. La sissy es un hombre travesti que adopta un rol sumiso y pasivo, y que a menudo disfruta con la humillación.



Kajira


La Kajira son esclavas sexuales que pertenecen al universo ficticio de la saga de libros “Crónicas de Gor” de John Norman. En la comunidad BDSM hay amantes de esta saga que han adaptado sus roles a los del universo de la saga, y la Kajira cumple el rol de esclava en ese universo.



Sumisa Virtual


Esta sumisa aprende a serlo en Internet, libros y novelas eróticas. Su único interés e llevar una vida BDSM solamente en Internet. Normalmente llevan una vida vainilla en el mundo real y no tienen ningún deseo de llevar una vida BDSM en el mundo real. La comunidad BDSM no suele considerarlas sumisas reales.


Ten en cuenta que estos son arquetipos, y que si eres sumisa y no te identificas totalmente con uno de ellos en concreto no hay nada incorrecto. Es frecuente que una sumisa no encaje exactamente en uno de los grupos, sino que en función de sus gustos pueda tener características de más de uno. Lo importante siempre es que la sumisa encuentre a un Dominante que complemente esos gustos y con el que pueda expresar y desarrollar plenamente su parte sumisa.


RosazulBDSM


Fuente (parcial): Sexydream

  • Icono social Tumblr
  • Facebook icono social